Actividad Física en personas mayores: Envejecimiento, fragilidad y caídas

By 21 noviembre, 2017Sin categoría

La fragilidad y el riesgo de caídas es un signo precursor de la perdida de la autonomía en las personas mayores

La fragilidad es el determinante fisiopatológico básico que caracteriza las manifestaciones de la enfermedad en la población anciana y determina sus necesidades de atención más complejas.

Mantener la autonomía y la independencia a medida que se envejece es el objetivo del envejecimiento activo con actividad física, definido por la OMS como el proceso de optimización de oportunidades de salud, participación y seguridad con el objetivo de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen. Ejercicio físico para todos y fundamental para todos los Mayores.

El concepto del envejecimiento saludable incluido en el reciente “Informe mundial sobre el envejecimiento y la salud” de la OMS (2015), definido como “el proceso de desarrollar y mantener la capacidad funcional que permite el bienestar en la vejez”, introduce dos conceptos:

  • La capacidad intrínseca, que es la combinación de todas las capacidades físicas y mentales que un individuo puede utilizar en un determinado momento.
  • La capacidad funcional, que es la forma en la que el individuo se relaciona e interactúa con su entorno.

Ambos factores determinan lo que una persona anciana puede hacer. La promoción del envejecimiento saludable tiene como objetivo lograr la máxima capacidad funcional posible, bien fomentando y manteniendo la capacidad intrínseca, o bien permitiendo que alguien con una disminución de la capacidad funcional logre hacer las cosas.

Por tanto, la salud de las personas mayores se debe medir en términos de función y no de enfermedad pues es la función la que determina los recursos o apoyos necesarios. En consecuencia, el verdadero reto consiste en mantener la autonomía y la independencia a medida que se envejece.

Las proyecciones a medio plazo evidencian un progresivo aumento de la discapacidad y la dependencia, que no depende exclusivamente del cambio en la pirámide poblacional, sino también de otros factores que son modificables.

El propio informe de la OMS “Informe mundial sobre el envejecimiento y la salud” (2015), referido a los Sistemas de Salud, afirma que “existen pruebas fehacientes de que los servicios geriátricos especializados en la atención de cuadros agudos ofrecen una asistencia de mayor calidad, con internaciones más cortas y menores costos que la atención hospitalaria general”.

El objetivo no es sólo restaurar la salud, sino restaurar y mantener el mejor grado de independencia posible y la autonomía física y mental. Realizar actividad física con profesionales adaptada a las necesidades de los mayores les va proporcionar enormes beneficios, como pueden ser mayor conectividad cerebral, y por tanto un mejor funcionamiento.