¿Cuáles son los ejercicios más adecuados para las Personas Mayores?

Mantenerse activo y hacer ejercicio regularmente puede ayudar a prolongar la vida y evitar o retrasar algunas enfermedades o discapacidades.

 

La actividad física constituye uno de los pilares básicos para conseguir con éxito un envejecimiento saludable, practicado de forma regular, constante y moderada, sin querer batir récords y sin poner a prueba a nuestro organismo.

Cierta actividad física es mejor que ninguna, y más actividad física es incluso mejor.

El ejercicio es seguro para la mayor parte de las personas mayores de 65 años. Incluso pacientes con diferentes enfermedades crónicas pueden hacer ejercicio con total seguridad y tranquilidad. Así lo asegura la Fundación Española del Corazón (FEC), quien reitera que son muchísimas las ventajas y beneficios que aporta practicar una actividad física adecuada a los mayores.

Entendemos por actividad física una programación previamente reflexionada, planificada, estructurada y repetida.

Los ejercicios de fuerza y dinámico son igual de buenos en mayores y jóvenes. Son muchos los beneficios que nos aportará la práctica de una actividad física para nuestro organismo: Mejorará nuestra capacidad física, mental e intelectual, contribuirá de forma clara y determinante a reducir muchas enfermedades; se podrán prevenir diversas disminuciones funcionales asociadas y aumentar nuestro rendimiento personal en todas las áreas: laboral, familiar y social.

Siempre será el médico el que recomiende sobre la seguridad de ciertas actividades y sobre cómo mejorar la condición física de la persona adulta mayor.

El geriatra del Hospital San Francisco de Asís de Madrid, y miembro de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), José Luis Pérez Gutiérrez, recuerda que es especialmente conveniente durante la tercera edad dada la pérdida en su condición física y mental.   

El ejercicio debe ser individualizado y valorado por un especialista, puesto que el mayor presentará unas determinadas características físicas o mentales, así como una serie de patologías que pueden limitarle a la hora de realizar ciertas actividades.

Los ejercicios más apropiados son los ejercicios multicomponente o multifuncionales con ejercicios de fuerza, resistencia, equilibrio y flexibilidad, pero siempre que estén dirigidos por una persona.

Los beneficios de la actividad física regular son básicos, fundamentales y esenciales para un envejecimiento saludable. Los adultos mayores de 65 años obtienen importantes beneficios para la salud de la actividad física regular, incluso si no cumplen con las pautas clave. Los adultos mayores que son físicamente activos pueden participar en actividades de la vida diaria con mayor facilidad y tener una función física mejorada (incluso si son frágiles). Es menos probable que se caigan, y si lo hacen, el riesgo de lesiones es menor.

La conclusión es esta: los beneficios de la actividad física, sobre la salud cardiovascular, la salud y el bienestar en general, no son exagerados y están demostrados científicamente.

Si quieres empezar a prevenir, recuperar y mejorar tu salud, te ayudamos con nuestros programas de ejercicio de recuperación funcional. Mayores en Forma OK, expertos en Actividad Física adaptada para el Adulto Mayor a domicilio, www.mayoresenformaok.es.

Te informamos y asesoramos de manera personalizada.

Llámanos al 910 572 274 /650 868 432
¡Saludos cordiales!