Depresión en la tercera edad

By 17 enero, 2018Sin categoría
La tercera edad también puede sufir depresión

El problema fundamental de la depresión en las personas mayores es que puede ser difícil de detectar ya que, en muchas ocasiones, se confunde con los síntomas propios de la edad.

Muchas veces se piensa que es normal que las personas mayores sufran depresión, pero hay que aclarar que esto no es para nada cierto, ya que envejecer no es motivo ni causa para sufrir depresión.

Fatiga, inapetencia o problemas para dormir son síntomas propios del envejecimiento, pero también pueden darse por una depresión temprana. En consecuencia, no reciben un tratamiento adecuado desde un principio y puede llegar a empeorar. Por eso, es importante estar pendiente de los mayores y acudir al médico en caso de tener alguna sospecha: la prevención puede ser el mejor aliado.

La falta de apoyo a las personas con trastornos mentales, impiden que muchos accedan al tratamiento que necesitan para superar esta enfermedad. Además, entre las personas mayores generalmente se pasa por alto, pero puede tratarse a un costo relativamente bajo. De hecho, la depresión forma parte de los grandes síndromes geriátricos y constituye un importante problema de salud por su impacto en todas las esferas de la persona.

Aunque la depresión no es consecuencia de la edad, sí hay algunos acontecimientos que pueden llegar a desencadenar un cuadro depresivo en las personas mayores:

– Dolor y problemas de salud.
– Pérdida de independencia. Pueden tener problemas para cuidarse o moverse por falta de ejercicio físico.
– Sensación de abandono ya que, lo normal, es que poco a poco sus hijos vayan dejando el hogar.
– Pérdida de personas queridas, como su cónyuge o amigos.
– Incapacidad para hacer actividades que antes disfrutaba.

Lo primero que hay que hacer en caso de sospecha es, acudir al médico. No obstante, no hay que esperar a tener sospechas del estado de inactividad, para animar a nuestros a mayores a seguir una rutina que trate de evitar que se desarrolle esta enfermedad. Para evitar estos estados depresivos peligrosos, os ofrecemos estas recomendaciones:

– Hacer ejercicio suave de forma regular, el ejercicio físico es fundamental para cambiar y mejorar.
– Cuidar su alimentación.
– Realizar actividades agradables, como pasear y salir a tomar el aire, el sol.
– Crear y mantener relaciones sociales y rodearse de personas cariñosas y positivas.
– Tratar de mejorar los hábitos de sueño.
– Evitar el alcohol y otros estimulantes.
– Hablar de sus sentimientos con personas de confianza.

“Incluso la depresión más grave se puede superar con un tratamiento adecuado”.

En estos casos, los familiares tienen que darse cuenta de que ellos también necesitan mejorar su vida. Ayudarles, es la manera de hacerles ver que se les quiere, que pueden y tienen que hacer por encontrarse mejor, que nos aportan amor y cariño, que queremos que sigan formando parte de los acontecimientos importantes y que siempre vamos a estar ahí para todo lo que necesiten.

¿Necesitas ejercicio físico? Seguro que sí.

Nos ponemos en contacto contigo

¿Necesitas ejercicio físico? Seguro que sí.

Llámanos al 910 572 274 650868 432 o pídenos información.

Te llamamos sin compromiso

He leído y acepto la política de privacidad