Sin categoría

El ejercicio físico es la mejor medicina

Salud y Bienestar¿Has notado en los mayores, falta de movilidad, de equilibrio, de fuerza, de  seguridad?

 

La falta de actividad física, ejercicio y el exceso de hábitos sedentarios son factores de riesgo de Fragilidad

 

La actividad física es la mejor medicina para conseguir tener bienestar general, a todos los niveles, físico, funcional, cognitivo y emocional. En las personas mayores es una prioridad integrar el ejercicio en el día a día con programas que estén adecuados a sus necesidades. El ejercicio físico es la única medicina que sirve para prevenir y paliar la fragilidad y es lo que ya se utiliza en la Medicina Geriátrica.

De todas estas conclusiones participan las principales instituciones científicas de ejercicio físico y envejecimiento saludable de todo el mundo.

“La prescripción de actividades deportivas debe darse en términos de modalidades y «dosis» específicas para cada persona”

Es evidente la importancia del uso del ejercicio y la actividad física para la promoción de la salud, la prevención y el tratamiento de enfermedades en mayores.

 

Mejorar el bienestar sin dolencias

La práctica insuficiente de actividad física, ejercicio y el exceso de conductas sedentarias son factores de riesgo de mortalidad.

Las dolencias cardiovasculares, obesidad, sarcopenia, fragilidad y falta de autonomía, entre otras, son problemas de salud crónicos asociados con el envejecimiento. «con el ejercicio o actividad física adecuados estos cambios en la capacidad muscular y aeróbica con la edad se atenúan de manera considerable».

El ejercicio y la actividad física mejoran las funciones generales del cuerpo y la calidad de vida, reducen la carga de enfermedades crónicas, la mortalidad general prematura, y la mortalidad por enfermedad cardiovascular, cáncer y enfermedades crónicas respiratorias. Así, los efectos beneficiosos del ejercicio son globales y actúan tanto a nivel de multisistema fisiológico como de capacidad funcional.

 

El ejercicio adecuado

Los científicos consideran que se debe incluir una prescripción de ejercicio adecuada en todas las recomendaciones de atención médica en un esfuerzo por mejorar la independencia funcional, el bienestar psicológico y la calidad de vida para todos los adultos mayores, ya sean en forma o frágiles, de cualquier edad.

Se incide que teniendo en cuenta la evidencia acumulada de los beneficios del ejercicio en mayores frágiles durante décadas, no se justifica no prescribirlo, por lo que uno de los principales desafíos para el futuro es integrar los programas de ejercicio como parte obligatoria de la actividad de atención de pacientes ancianos prefrágiles y frágiles en todos los entornos hospitalarios, ambulatorios y de atención.

 

Vida activa y autónoma

A pesar de sus múltiples beneficios, el ejercicio no está completamente integrado en la práctica de la medicina geriátrica. Todavía está ausente de la formación básica de la mayoría de los geriatras y otros profesionales sanitarios.

Además, pocos estudios han explorado el papel potencial de las pautas de actividad física adaptadas para maximizar los efectos relacionados con el ejercicio en la función, la capacidad para realizar actividades de la vida diaria o en otros dominios de la capacidad intrínseca, como los déficits cognitivos, psicológicos o sensoriales, y locomoción o vitalidad en los mayores, lo que probablemente esté relacionado con la escasez de investigaciones en esta área.

 

La actividad física genera múltiples beneficios en los mayores

El ejercicio físico tiene un impacto directo y positivo en cualquier edad, especialmente entre los mayores, con resultados notablemente satisfactorios, mejorando la salud y la calidad de vida de las personas a cualquier edad y en especial en las personas mayores.

Entre otros tantos beneficios, reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiacas, manteniendo un corazón fuerte y un buen estado muscular, además de mantener activo los reflejos. El ejercicio también ayuda a conseguir un peso corporal adecuado y rebaja la proporción de grasa corporal para obtener un estado saludable, un correcto equilibrio metabólico, disminuye el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 y ayuda a controlar el colesterol, además de reforzar el sistema inmune, prevenir el riesgo de caídas y permitir tener más autonomía y calidad de vida.

Únete al cambio de hábitos y mejora tu vida, haz ejercicio físico adecuado y no esperes, el momento es ahora….

¡¡Mis más sinceros deseos de poder ayudar a esos mayores que lo necesitan y quieren recuperarse… Saludos!!

Cristina Lafuente

×

Hola

Si deseas realizar una consulta sobre nuestros servicios usa esta ventana para contactar vía WhatsApp.

× ¿Cómo podemos ayudarte?