La importancia de la Actividad física en las Personas Mayores

By 15 febrero, 2018Sin categoría
La importancia de la actividad física en la calidad de vida de las personas mayores

Cuando una persona mayor decide realizar ejercicio con actividad física, en su casa o se apunta a un grupo de actividad, se va dando cuenta de la transformación de su cuerpo y su mente, está más ágil y menos solo.

Queridos amigos aprendamos ya de la importancia de la Actividad física para todos los mayores: al menos treinta minutos todos los días “Moverse y Activarse es Cuidarse”. Desde Mayores en Forma OK, tenemos un remedio inmediato, seguro y ajustado en coste para algunos de los principales riesgos de la salud. Funciona para ricos y pobres, para hombres y mujeres, para jóvenes y mayores. Es la actividad física.

El ejercicio físico es una bobada. Si estás bien no lo necesitas y si estás mal no puedes hacerlo. (Henry Ford. Industrial estadounidense)

Nuestro cuerpo está diseñado de tal forma que la carencia de movimiento nos dañará a largo plazo, por ello la actividad física debe tener su sitio en la vida de cada día y a través del movimiento encontraremos bienestar. En este artículo, abordamos la actividad física como una actitud positiva ante la vida y una práctica saludable. Está dirigida fundamentalmente a los mayores, personas de 60 años y más, que conforman un grupo variado, con diversas capacidades, antecedentes y necesidades.

Vivir una larga vida, en buena forma física y mental, libre de enfermedad es un bien anhelado por todas las personas. Es difícil conseguir la salud perfecta, pero resulta posible retardar y atenuar en buena medida el declive funcional producido por el envejecimiento natural, cuidando nuestra salud con estilos de vida saludables y evitando los comportamientos de riesgo. Se puede envejecer con buena salud, en buena forma física y mental y con buena calidad de vida, evitando conductas de riesgo (tabaquismo, consumo excesivo de alcohol, exposición excesiva al sol, inactividad…) que aceleran la aparición de enfermedades ligadas a la edad y adoptando conductas que son beneficiosas, tales como la práctica habitual de ejercicio físico y el seguimiento de una pauta de alimentación saludable.

La actividad física adecuada realizada desde Mayores en Forma OK siempre beneficia, independientemente de la edad, estado de salud y condición física. Por el contrario, el sedentarismo (la carencia de actividad física) acelera el proceso de envejecimiento y sus consecuencias, incluso empeora el aspecto o imagen de la persona.

Toda persona debería participar en algún programa de actividad física, independientemente de su edad y limitaciones socioeconómicas y/o físicas; sin olvidarnos de aquellos grupos de población mayor con dificultades especiales incluyéndolos mayores con demencia y los extremadamente frágiles. Este último grupo, las personas que ya sufren de enfermedades crónicas y discapacitantes, también puede participar en algún tipo de actividad física regular para mejorar muchas de estas condiciones, pero requerirán supervisión y orientación dirigidas a ellos. Por todo ello en Mayores en Forma OK, emprendemos esta labor, de realizar programas de actividad física para todos los mayores, con dos objetivos: informar y responsabilizar a cada uno de su propio envejecimiento activo. Existe una demanda ciudadana de estar informados, pero esta información es útil si la persona pone en práctica un hábito de vida saludable con ejercicios de actividad física adaptada y responsable.

Además, vivimos en una sociedad donde los avances tecnológicos, entre otras cosas, nos hacen la vida más cómoda, pero también disminuyen la necesidad real de movernos, por lo que vamos adoptando una serie de hábitos poco saludables como el sedentarismo que influye negativamente sobre nuestras capacidades funcionales.

La forma de minimizar estos riesgos es mantener una actitud activa: física, social y mental durante toda la vida con el objeto de ampliar la esperanza de vida, su calidad y la salud.

La actividad física, la práctica habitual de ejercicio y actividades deportivas se consideran hábitos de vida activos y saludables, junto con una alimentación sana y equilibrada. La Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda la actividad física para prevenir muchos de los efectos negativos que tiene el envejecimiento sobre la capacidad funcional y la salud.

La actividad física moderada en domicilio o a través de centros puede retrasar el declive funcional y reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas en las personas mayores.

¿Necesitas ejercicio físico? Seguro que sí.

Llámanos al 910 572 274 650868 432 o pídenos información.

Te llamamos sin compromiso

He leído y acepto la política de privacidad