¿Puede el ejercicio físico prevenir la pérdida de la memoria y mejorar la función cognitiva?

Alzheimer y Actividad Física

El Alzheimer y la Actividad Física

La actividad física, es beneficiosa para el cerebro porque favorece la circulación de la sangre y porque también aumenta las sustancias químicas que lo protegen. La actividad física contrarresta la reducción natural de las conexiones cerebrales que se van produciendo al envejecer.

Mayores en Forma OK, estuvo como ponente en una charla/taller organizada por AFA Las Rozas (Madrid), en donde se informó a los asistentes sobre la importancia de realizar actividad física adaptada para mejorar la salud de las personas con Alzheimer y además ayudar a la mejora cognitiva y al funcionamiento general del cerebro; pero… ¿Cómo estas ventajas se asocian a la prevención y tratamiento de las personas con la enfermedad de Alzheimer (AD)? Muchos son los estudios que indican que la realización de actividad física por pacientes con Alzheimer mejora sus capacidades cognitivas y el rendimiento en sus actividades motrices diarias.

El ejercicio de manera voluntaria y de forma continuada produce un efecto protector y terapéutico contra el Alzheimer, en concreto, en varias investigaciones se ha comprobado que mejora las funciones sinápticas neuronales, el aprendizaje, la memoria, la función sensoriomotora y la ansiedad.

  • La actividad física en general tiene un papel antioxidante dado que disminuye los niveles de LPO (moléculas de ácidos grasos) y regula el metabolismo de glutación y enzimas antioxidantes.
  • El ejercicio físico produce cambios en patrones relacionados con el estrés oxidativo cerebral, que se traducen no sólo en mejoras a nivel cognitivo sino también en patrones conductuales como la ansiedad.
  • Se confirma que la actividad física puede ser una terapia adecuada aplicada en diferentes etapas de la enfermedad, aunque parece evidente que un tratamiento preventivo será más adecuado para obtener los mejores resultados.

Los estudios muestran que las personas que se mantienen físicamente activas son menos propensas a mostrar un deterioro en su salud mental, corren un riesgo menor de padecer la enfermedad de Alzheimer y, posiblemente, tengan una mayor capacidad intelectual entre las personas con deterioro cognitivo vascular.

El ejercicio ofrece muchos beneficios, como la reducción del riesgo de tener enfermedades cardiovasculares y diabetes, el fortalecimiento de los huesos y los músculos, y la reducción del estrés.

Hacer ejercicio varias veces por semana durante 30 a 60 minutos te ofrece estos beneficios:

  • Mantener la capacidad de pensar, razonar y aprender en las personas sanas
  • Mejorar la memoria y las habilidades de razonamiento, juicio y pensamiento (función cognitiva) en las personas con enfermedad de Alzheimer leve o deterioro cognitivo leve
  • Retrasar la aparición del alzhéimer en las personas en riesgo de padecer la enfermedad, o enlentecer su evolución.

En todos los casos de limitaciones es necesario realizar ejercicio físico porque influye directamente en la salud.

“El ejercicio regular es importante para mantenerse física y mentalmente en forma”

Si necesitas estar mejor a nivel cognitivo y tener un mejor condición física y un buen estado de salud, estamos para ayudarte y asesorarte de manera personalizada.

Mayores en Forma OK, profesionales de Actividad Física a domicilio, www.mayoresenformaok.es . Llámanos al 910 572 274 /650 868 432, estaremos encantados de conocer tu situación y plantearte cómo te podemos ayudar.